Teletrabajo | La planificación organizativa para garantizar un sistema de trabajo eficiente y productivo

Teletrabajo | La planificación organizativa para garantizar un sistema de trabajo eficiente y productivo

Una de las principales novedades que ha traído consigo la crisis sanitaria de la Covid-19 ha sido la implantación del teletrabajo como modalidad imperante para hacer frente a las restricciones derivadas de la pandemia. 

Sin embargo, con el paso de los meses, ya son muchos los empleados que destacan algunos aspectos negativos de esta modalidad de trabajo. Así, como recoge Confilegal, «casi dos tercios de los trabajadores (el 60 %) afirma que la falta de interacción con los demás ha afectado a su productividad. […] Además, un 42 % de los mismos asegura que su rendimiento se ha visto perjudicado debido a la falta de equipo o de la tecnología adecuada».

La evolución del teletrabajo

En declaraciones al citado medio, Ricardo Fortún, Socio del Área Laboral en Alier Abogados by Grupo Atisa, apunta que «en el último año el teletrabajo ha sufrido una evolución a medida que la situación sanitaria se ha ido estabilizando, de tal modo que las compañías han podido ir probando esta forma de trabajar. […] Sin embargo, han sido muchas las empresas que han considerado que nos encontramos ante una situación coyuntural, y no han invertido en medios materiales ni en formación hacia los trabajadores, con la idea de que el retorno al trabajo presencial no tardaría en llegar».

Fortún considera que el hecho de que la nueva Ley del Teletrabajo no sea de aplicación con carácter general durante esta pandemia, «también ha supuesto un obstáculo para el correcto desarrollo del teletrabajo, pues erróneamente se ha llegado a pensar que no existen requisitos ni obligaciones en esta materia, cuando en realidad no es así».

Cuestionado por los efectos que el teletrabajo puede ocasionar en el desempeño de las funciones de los trabajadores, nuestro compañero afirma que «la menor interacción con compañeros, la soledad del puesto de trabajo, que además suele ser el domicilio, la nueva forma de organizar el trabajo y la vida personal, etc., son cuestiones que se han de atender tanto desde una perspectiva de prevención de riesgos laborales, como desde una perspectiva formativa, donde el empleado también pueda aprender a gestionarlo todo». 

«La desmotivación de los trabajadores muchas veces viene también originada por la incertidumbre que existe en cuanto a las condiciones del teletrabajo, lo que hace más importante aún si cabe la necesidad de establecer formalmente un acuerdo que regule la duración del teletrabajo, los derechos y obligaciones, etc., lo cual también aportará seguridad a la compañía», sentencia. 

  • Puedes acceder al artículo completo en Confilegal

«Si desea ampliar la siguiente información, no dude en ponerse en contacto con nuestro despacho llamando al 91.205.44.25 o enviando un email a contacto@alierabogados.

Deja una respuesta

Cerrar